Nuestra Lactancia.

IMG_6882

 

Nosotros empezamos con lactancia materna exclusiva, para mi los primeros días no fue algo difícil la verdad, sería que estaba confiada o que disfrutaba tanto de ese instante que me parecía que iba bien, nos dieron el alta del hospital a pesar de que Usky estaba un pelín amarillita pero marchamos a casa y pusimos en practica la lactancia materna a demanda, cada vez que la peque lloraba yo le daba el pecho, la verdad es que las visitas me sobraban a la hora de dar el pecho, estas empezando, el pudor ( yo soy muy pudorosa con mi cuerpo, el de los demás me da igual pero el mío es sagrado), los comentarios de que yo lo hacia así, o deberías hacerlo asá… en fin que recién parida hay cosas que no te deberían decir pero la gente no tiene filtro y te las suelta.

Fuimos a la revisión y la pequeñita , en su sexto día de vida la pediatra decidió que debíamos ingresar por que Usky estaba más amarilla, llegamos al hospital pensando que nos pondrían la lámpara en una cuna en una habitación juntas pero no fue así, me la arrebataron y la metieron en incubadoras, aunque me dejaban pasar a estar con ella me dieron un sacaleches así de repente soltándome: mira ahora te vas sacando leche y si llora nosotros se la iremos dando, me quede alucinada, yo había trabajado en esa sala de incubadoras y no estaba dando crédito a lo que me decía una enfermera, ni siquiera me conocía, me fui llorando a la habitación dejando a mi bebé solita con esa enfermera que no me gustaba nada, ese sentimiento de abandono que tuve aún se me clava y me hace sentir una culpa que nadie entiende, me saque tanta leche como pude y fui corriendo a verla, bueno corriendo, corriendo no fue porque tras el sangrado del parto estaba anémica perdida y costaba un montón caminar. Fui a la sala toque el timbre como todas las mamás a la espera de que me dejasen entrar, aunque trabajo en ese hospital hice todo lo que hacían las demás, me abrieron la puerta y pregunte si podía verla, me dijeron que sí y cuál fue mi sorpresa… que le habían dado un chupete!!!!!!!!!!!!! Le dije a la enfermera que por que tenía un chupete y me contestó tan tranquila : bueno es que lloraba y no queríamos molestarte.

Me enfadé tanto y me puse a llorar otra vez, había otra mamá allí dando el pecho y no dije nada…

Usky empezó q llorar y les dije que seguro tenía hambre, me la sacaron de la incubadora y solo me dejaron darle el pecho 20 minutos, les dije que ella solía mamar tiradas de una hora pero no me dejaron más de 20 minutos.

  • Bueno ahora se ha dormido tiene que estar en la incubadora para que deje de estar amarilla.

Me sentí como si me estuviera echando, os juro que el turno de es enfermera se me hizo eterno, lo peor fue que por la noche volvía a estar ella…

Estuve entrando en incubadoras cada hora aunque fuera solo a mirarla, la miraba y lloraba no podía hacer nada más que eso, cuando lloraba me la dejaban solo 20 minutos para darle de mamar y así durante todo el día y llegaron las doce de la noche y la enfermera me dijo – mira ahora es mejor que os vayáis a descansar y  si llora te llamamos para que le des el pecho.

Sabes cuando tienes ese sentimiento de que no te van a avisar… pues así fue, hasta las 4 de la mañana no me llamó porque ya no sabían que hacer para calmarla, le habían dado un biberón sin mi permiso y encima me negó que se lo había dado. ( lo vi encima de la encimera de la sala y el otro bebé que había estado allí ya estaba de alta asi que es biberón solo podía ser de Usky)

Pensé Isa no líes aquí una discuta que trabajas aquí y no sabes si te va a tocar trabajar con esta energúmena… en fin me arrepiento mucho de no haberla llamado incompetente por darle el puñetero biberón sin nuestra autorización sabiendo que era lactancia materna a demanda.

Por la mañana pasó el pediatra y la pesaron, mi niña había perdido peso y la solución del pediatra fue que había que darle un suplemento porque claro la lactancia no estaba yendo bien.

Lo que creo es que el pediatra no sabía que esa estúpida enfermera no me dejaba darle el pecho como tocaba, yo rebosaba de leche y mi bebe no la podía tomar por que no me dejaban. Así pase tres días horribles en los que mi ánimo se venía a bajo cada vez que me encontraba con enfermeras polivalentes que sabía yo perfectamente que no tenían ni puta idea de cómo funciona el servicio de incubadoras y no saben una mierda de la lactancia, le daban mi leche y no me llamaban. Mientras tanto yo seguía llorando en mi habitación por que no tenía fuerza ni para llegar a la sala de incubadoras hasta que me pusieron hierro endovenoso en varias ocasiones para mejorar mi anemia. Nos dieron el alta a las dos a la vez y nos fuimos a casa.

 

Me dijeron que tenía que darle suplemento, durante un mes toda la leche que tomó era mía, me sacaba la leche la ponía en la nevera y con el biberón calma de medela, se lo fuimos dando, combinábamos primero el pecho luego los 50 de suplemento que nos mandaron darle, pero que pasaba que ella quería el biberón, para ella era mas fácil, fui a por un relactador, pedí ayuda a una asesora de lactancia, pero yo ya estaba hundida en una depresión post parto y ya no me podía sacar leche, era ver el sacaleches y me entraba un sentimiento de culpa de no poder ser yo quien le daba esa leche que era el biberón y el biberón se convirtió en mi pero enemigo, estuve llorando meses cada vez que se lo daba.

Las últimas semanas de mi lactancia materna no conseguía sacar nada, ya tomaba formula, cada vez que le daba el pecho y ella lo rechazaba me hundía más y más, no soportaba a la gente y sus consejos, no soportaba que nos vinieran a ver, pero parecía que nadie se daba cuenta, me sentí muy sola, será que viene con la maternidad ese sentimiento de soledad.

A los 4 meses y medio de Usky se acabó nuestra lactancia mixta y ya fue solo fórmula.

Fue muy duro para mí que ella se destetase sola no era el pecho lo que me dolia era ese nudo que tenia que no me dejaba respirar, el pecho solo me dolió unos días pero drenándolo en la ducha, con masajes se me fue pasando, tuve leche hasta los 15 meses de Usky , era poca cosa solo de vez en cuando volvía a gotear, supongo que era por ese deseo tan grande que tenía por darle el pecho.

 

He de decir que gracias a mi marido salí de ese bucle, el me llevo al médico para salir de ese pozo en el que me había metido, sin el ahora no creo que fuera capaz de hablar del tema porque para mí se convirtió en algo sagrado, que no quería que nadie me dijera nada del tema pero todo el mundo metía el dedo en la llaga.

 

Si volviera a tener un bebé volvería darle lactancia materna pero esta vez con lo aprendido lo haría a mi manera, sin hacer caso de suplementos, ni de consejos ajenos que no vengan de nadie que no sea una asesora de lactancia o de una matrona y esa es mi decisión le pese a quien le pese.

 

En fin no ha sido fácil escribir este post pero sentía la necesidad de contarlo y sacarlo fuera de mí. Gracias por leerme.

 

 

 

 

Un comentario sobre “Nuestra Lactancia.

  1. Las mamás tenemos una fuerza visceral que nos nace de ese sentimiento que nos generan nuestr@s pequeñ@s, pero al ser primerizas también creo que nos pesa y condiciona/limita lo que nos dicen los demás. Sobretodo supuestos profesionales.
    Leo tu experiencia y me estremezco Isa, porque no es nada fácil vivir lo que viviste. Yo lloraba desconsolada solo porque se la llevaron a dar un baño! Así que me angustio al imaginar tu impotencia en esos instantes. Seguramente en esa situación y otras, ahora sabiendo lo que sabemos y con el pequeño o gran grado de experiencia que tenemos, lo haríamos de otra manera creyendo que Mejor pero… la versión de nosotras mismas ese momento era la mejor de ese preciso instante, y pienso que uno lo hace lo mejor que puede con lo que, en ese momento, le rodea. Con esto me refiero a que es relativamente fácil echar la vista atrás y decir…”ostras, esto lo haría de esta otra manera” o “me pasa esto hoy y me como a la enfermera con patatas y ni de broma me quedo la noche sin ver a la niña”, pero no hay que dejarse vencer por ese pasado “y si…” . Hoy no somos las que éramos ayer.
    Resumo que sino la lío:
    1. La depresión post parto es un tema bastante tabú todavía pero existe y muchas mamis la pasan solas. Eres grande y valiente por compartir esto con los demás. gracias!!!
    2. Ojalá a veces pudiésemos volver atrás para hacer otra cosa con la experiencia ya vivida de esa misma situación pero, somos personas y aprendemos sobre la marcha…ensayo-error. Nuestras peques nos echarán en cara no dejarlas salir más de las 9 de la noche a los 15, no estas experiencias que a nosotras nos perturban tanto y nos hacen entristecer. Y eso me relaja bastante!!!
    3. Y ya termino: qué clase de estúpida enfermera era esa????!!!!!!! Jajajaja ai que a gusto me he quedado!! Un abrazo grande

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s