volver a trabajar tras la baja maternal…

La vuelta al trabajo…

Ay la vuelta al trabajo, madre mía que dura ha sido y sigue siendo, para quien no me conozca yo trabajo en un hospital así que mi turno suele ser rotativo (mañana-tarde-noche), había echo un trato a nivel personal con mi marido de volver al trabajo cuando Usky tuviera un año y ya estuviera adaptada a la “escoleta”, pero me llegó una oportunidad de tener un sitio mas estable cuando Usky tenia seis meses… Madre mía como lloré, no sabía que hacer, no sabía si dejarlo pasar con lo mucho que había trabajado los últimos años o cogerlo y hablándolo con mi marido decidimos que dejar pasar la oportunidad de por fin tener un turno estable y dejar atrás la vida de polivalente era una oportunidad que no podía perder y que a la larga iba a ser muy bueno para la conciliación familiar.

Bonita palabra no????? conciliación familiar, a ver repítela otra vez…. Conciliacion familiar, concilia…que…. Y una mierda la conciliación familiar.

Tras varios días de decidir que íbamos a hacer, decidí que sí que volvía al trabajo, los primeros tres meses iba a estar en un turno sin noches pero (siempre hay un pero) tenia que hacer un turno diurno de 12 horas de 8 de la mañana hasta las 20h, tres o cuatros días a la semana, casi muero de la ansiedad, de la tristeza ay madre y sin ver a mi niña que vamos a hacer????

Usky se quedaría con  mi madre hasta que el señor “S” saliera a las 15h y la fuera a buscar, cuando se despertase Usky de la siesta la traería 5 minutitos para que la pudiera ver y abrazar, para luego marcharse y esperarme en casa. Ese era el plan. Y asi lo hicimos desde Abril hasta el Octubre pasado.

 

Primer día de trabajo, llega mi madre a casa yo llorando desde no se que hora la verdad, la peque dormía y le di un beso en la frente, cogí mi bolso y señor “S” y yo nos fuimos a trabajar, todo el trayecto en coche llorando, en silencio sin decir ni media palabra porque no podía ni hablar de lo triste que estaba. Llegamos al hospital y pase las horas entre lagrimillas, mirando el móvil para ver las fotos que me mandaba mi madre y deseando que pasaran la horas…  Llegan las 15h  se va mi señor marido, y a las 17h me trae a mi princesa, aix se me encogió el corazón de la alegría, un ratito conmigo pero empezamos la desconexión de pacientes y se tuvieron que marchar, por suerte una vez han terminado todos los pacientes ( ejem que no lo he dicho estaba trabajando en la unidad de hemodiálisis) y está todo preparado para el turno del día siguiente el equipo de enfermería se puede marchar!!! Con suerte terminamos a las 19h aunque hay días que nos danban las 20h depende mucho de los pacientes que hay y como salen después del tratamiento.

 

La verdad es que hacer las “doce” horas se me hacía eterno, estaba cansada, encima Usky hacia muchas tomas nocturnas, sigue despertándose unas dos veces por la noche pero en esa época hasta seis y siete veces llegaba a despertarse (os dejo el post de como dormimos) menos mal que dormía con nosotros que si no levántate para sacarla de la cuna…. Ufff no quiero ni imaginarlo.

 

Después de un mes trabajando ya no me iba llorando pero si que me iba con ese nudito en la garganta, a mi me cuesta mucho separarme de mi niña,  aun así me afrontaba la jornada y deseaba que se terminara el turno para llegar a casa a estar con ella y con mi marido.

 

Tras tres meses, me ofrecen una mejora de contrato con un turno de todo el año en la planta de cirugía, faltaban días para el cumple de Usky, yo había organizado un super cumple ¿ y que pasaba con mi turno para esos días? Que justo el día de la celebración tenía mi primera noche!! Me quería morir!! Pedí un día personal, me lo denegaron( otra vez disgustazo) y al final una compañera me lo hizo.  La noche la hice al día siguiente.

Y fue otra vez entrar en un bucle de culpa y lágrimas por dejar a mi peque por la noche, nuca había dormido sin mi y ahora nos tocaba separarnos en horario nocturno, por suerte Usky tiene el mejor papi del mundo, que me estuvo informando cada vez que se despertó, me mandó fotitos antes de que se durmiera y me mandaba mucho amor y ánimos en cada mensajito.

 

A día de hoy aun me cuesta irme las noches, sobre todo los días que no hemos conseguido dormirla antes de las 21:15 y yo me voy y ella se queda llorando. Pero ahora lo llevo mucho mejor, será que me he acostumbrado.

 

Y a lo que iba antes de conciliación familiar, para poder conciliar mi vida laboral con mi vida familiar, he tenido que renunciar a una parte de mi jornada laboral, mi elección ha sido quitarme todos los turnos de Tarde, de este modo me he quitado un 33%, solo voy al trabajo los turnos de mañanas y las noches porque sí no viviría en el hospital y casi no podría disfrutar de mi hija.

Aunque mi sueldo se queda un poco mierderrrrr me compensa en el sentido que no necesitamos que nadie se quede con nuestra peque los días que el señor “S” tiene guardia (es médico) y yo puedo estar en casa con ellos todas las tardes y disfrutar de nuestra vida familiar.

 

¡¡Gracias por leerme!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s